Argentina

7 de junio de 2018.-La empresa organizadora del fallido amistoso con Israel reclama ante la FIFA que el equipo de Sampaoli sea apartado por “discriminación religiosa”.

Cuando la tensión parecía haberse disipado tras la decisión de suspender el partido contra Israel y la Selección argentina encontraba algo de calma a poco más de una semana del debut en el Mundial, una tan inesperada como insólita noticia sacudió nuevamente el clima en la concentración: Comtec, la empresa encargada de la organización del fallido amistoso, pedirá formalmente en la FIFA que la Albiceleste sea excluida de Rusia 2018 por “discriminación religiosa”.

Tras la determinación de no viajar a la zona en disputa de Jerusalén por razones de seguridad, desde la casa madre del fútbol argentino ofrecieron la devolución del dinero cobrado y la reprogramación del encuentro, pero no hubo acuerdo. A partir de las fallidas gestiones, algunos directivos de la firma israelí viajaron a Zúrich junto a un prestigioso grupo de abogados (los mismos que llevaron la defensa de OJ Simpson en el juicio por homicidio del que la estrella de la NFL salió absuelto) para presentar el reclamo.

Más allá de lo mediático de la situación, la realidad marca que es prácticamente imposible que el pedido de Comtec prospere.