Cayeron los colores azules: Congreso de Tamaulipas se pinta de guinda y se llamará la “Casa del Pueblo”

342
Congreso de Tamaulipas.

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La casa de los diputados comenzó a transformarse, a ser otra, pintarse con los colores guindas de Morena.

El cambio se nota desde el enrejado, el retén permanente que mantienen los guardias de seguridad del Palacio Legislativo: Una lona da la bienvenida “a la Casa del Pueblo”.

Así se llamará a partir de ahora, como lo anunció el coordinador parlamentario Armando Zertuche Zuani, al instalar la 65 legislatura de mayoría morenista.
Desde lo alto del frontispicio lo refrenda otra manta con el recordatorio de “La Casa del Pueblo”.

Ayer cayeron los colores azules, mantas y pendones que procuraban llamar la atención de los visitantes. Hasta en la Sala de Prensa (la principal) desapareció la mampara celeste para dar paso a una morena con el emblemático “transformar para el bienestar”.

Cesaron los monitores que día y noche difundían panegíricos al Gobernador Francisco Javier García y a los líderes de la fracción parlamentaria panista.

El edificio empieza a ser otro, a perfilarse con el estilo de la 4T a pesar de los descalabros que Morena registró en las últimas horas con la deserción, la traición de dos de sus legisladoras.

Y vienen más según rumores hacia el interior del Palacio, dos o tres más.
Ayer, en su “presentación” formal, no estuvieron los 36 legisladores. Faltó uno, Eliphaleth Gómez Lozano, de quien sus compañeros de la 4T sospechan que “será el próximo en dar la puñalada trapera”. Venía del PRI, es priísta y por influencias de quién sabe quién fue postulado por Valle Hermoso.

Es mediodía, las 12, hora programada para la instalación formal de la “comalada” 65 de diputados en la historia de Tamaulipas.

Pasan los minutos y no llega el invitado principal, Francisco Javier García, el Gobernador. En la Sala de Prensa (de abajo) se hacen apuestas a que no vendrá a pisar terreno enemigo. Aquí estuvo cada periodo cuando sus amigos eran “aplanadora”. Es diferente.

La señal inequívoca de la presencia del ejecutivo era el séquito, colaboradores, guaruras, lambiscones y otros bichos raros que viven de la burocracia.
Casi la una y no hay gente. Parecen asomar las deserciones y traiciones, aquellos que abandonan el barco cuando comienza a hundirse. Le falta un año en el gobierno y Francisco ya se ve en la soledad.

Sin embargo ahí está, llega casi solo, sin aduladores ni zalameros. Y así se va.

En los minutos previos, el pleno designó a la mesa directiva por el primer periodo. Por consenso será Jesús Suárez Mata, de Madero, llevando como secretarias a Alejandra Cárdenas Castillejos, del PRI, e Imelda Sanmiguel Sánchez, del PAN.

Se acabaron los lujos y despilfarros: Zertuche

El Gobernador parece sentir el frío de la referencia institucional que apenas hace de él el coordinador Zertuche, sin parafernalia ni servilismo.
Francisco Javier deja escapar una sonrisa sarcástica, de incredulidad, cuando Armando, en su mensaje de siete minutos, deja claro que “se acabaron los lujos y despilfarros a costa del pueblo tamaulipeco”.

Y se suelta el psicólogo: “Nunca más un gobierno rico con un pueblo pobre”, replicando los mensajes centrales de López Obrador.
Como picando la “cresta”, Armando hace un llamado “a respetar la división de poderes”, algo que tampoco parece creer el Gobernador panista.

El diputado va un poquito más lejos cuando alarga su comentario dirigido a los funcionarios presentes: “A todos les digo que los tamaulipecos están exigiendo que llegue la paz y justicia a nuestro Estado, que erradiquemos la corrupción y la impunidad”.

Y hace la autocrítica que todo funcionario bien nacido debe llevar dentro: “Afirmo que Tamaulipas cambiará con nosotros, sin nosotros o a pesar de nosotros”, otra frase de la retórica de la izquierda.
Varios de los presentes debieron “ponerse el saco”, cuando el coordinador parlamentario pronunció que “desafortunadamente hay quienes ven en la política nada más un negocio, cuando la verdadera política son ideales, convicciones”.

Tiene razón. Se le fueron dos guerreras de su ejército de diputados en apariencia “compradas” por los contrincantes. Hicieron negocio.

Entre cada frase rotunda, Armando recibe el aplauso de sus compañeros de bancada y, al final, hacen eco con la frase iconológica de “es un honor estar con Obrador” que retumba en el salón de sesiones del Palacio.

Y viene entonces el primer escarceo con la bancada azul, cuando sus ahora 15 diputados, pastoreados por “Cachorro” Cantú y Félix García Aguiar, corean “Gobernador” “Gobernador” para acallar a los del ala mayoritaria.

El presidente de la mesa directiva por el primer periodo ordinario, Jesús Suárez Mata, da por concluida la sesión y cita para el miércoles 6 de octubre, aniversario de la Villa de Aguayo, hoy Ciudad Victoria, a las 11:00 horas.