La casa Natal de Pablo Ruiz Picasso presenta reflexiones sobre la muerte

43

María Esther Beltrán Martínez.

Málaga, España.-  En la Casa Natal de Pablo Picasso se exhibe la exposición Picasso: Le Chant des Morts y el género de la vánitas. Compuesta por grabados, ilustraciones y poemas. Las obras seleccionadas por el comisario de la exposición, Carlos Alberdi, provienen de los fondos de la Biblioteca Nacional y de la Fundación Picasso Museo Casa Natal.

Está exposición muestra en la sala de Plaza de la Merced las ilustraciones realizadas por Picasso para ilustrar  Le Chant des morts de Pierre Reverdy en relación con otras obras antiguas y contemporáneas que ahondan en el concepto tradicional de la vánitas, explica Alberti.

“Desde los tiempos lejanos en  que en los cortejos triunfales de Roma un acompañante del vencedor le susurraba al oído, a lo largo de todo el  desfile, Recuerda que eres mortal, pasando por las enseñanzas de Eclesiastés y los pesares del Santo Job, hay en la cultura occidental una componente moralista y pesimista que plasmó sus consejos y enseñanzas en el género llamado vanitas adoptando la admonición bíblica que veían por doquier  vanitas vanitatum et omnia vanitas (vanidad de vanidades y todo es vanidad). 

Esa corriente de pensamiento y creación rigorista habría de renacer en los momentos de mayores calamidades  colectivas, como la epidemia de la Peste Negra en la Edad Media, la Guerra de los 30 años coincidente con el Barroco, la Guerra de la Independencia coincidiendo  con los albores del Romanticismo o la Segunda Guerra Mundial coincidiendo con las vanguardias. Es Ahí , entonces, cuando el poeta francés Pierre Reverdy escribe  entre 1945 y 1948 en la abadía benedictina de Solesmes, a la que se retiró en 1926, 43 poemas lúgubres que buscaban devolver la voz y el alma a los difuntos. 

Picasso ilustró aquel libro con 125 litografías en rojo que  su vez querían ser alfabeto imaginario y un despliegue de huesos recorriendo las páginas. Está exposición recorre ese espíritu desde el siglo XV al siglo XXI con obras de la Biblioteca  Nacional de España”, expresa el curador. Entre las obras que se exhiben se encuentran grabados de Picasso, Rembrandt , Goya y Durero.

Sobre los atributos que caracterizan  a la vánitas se integran en la composición  representando conceptos intelectuales o ideas abstractas,  explica Rosario Camacho, que además del cráneo, el reloj, las flores u hortalizas ajadas, espejos, el cirio apagado, gusanos, la pompa de jabón cualquier objeto que represente la gloria mundana puede convertirse, según  el contexto y por negación , en vanitas, en alegoría de la muerte: joyas, coronas, armas, tiaras, cetros, monedas, naipes,libros, elementos del saber, aparatos científicos, instrumentos musicales etc. Y las grandes alegorías, aun manteniendo su carácter de vánitas, sobrepasan en mucho el concepto general de la Naturaleza muerta, enfatizando su significación simbólica.

Entre la vánitas en la poesía se encuentra el siguiente de Sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695)

Este que ves, engaño colorido,

que, del arte ostentando los primores,

con falsos silogismos de colores

es cauteloso engaño del sentido;

éste, en quien la lisonja ha pretendido

excusar de los años los horrores,

y venciendo del tiempo los rigores

triunfar de la vejez y del olvido,

es un vano artificio del cuidado,

es una flor al viento delicada,

es un resguardo inútil para el hado:

es una necia diligencia errada,

es un afán caduco y, bien mirado,

es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.